9:23 Comment7 Comments


Albert era un niño normal y sano que a los nueve meses de edad que no parecía tener miedos hacia animales pequeños con pelo como ratas, conejos, perros, etc. Cuando Albert tenía 11 meses, se le mostró una rata blanca, el pequeño se acercó a tocarla y un investigador provocó un sonido estridente y repentino detrás de la cabeza de Albert. El niño se asustó pero no gritó. Cuando volvió a tratar de tocar la rata, el investigador provocó el mismo sonido y Albert se asustó. Después de una semana repitieron el procedimiento varias veces y finalmente le mostraron la rata sin el sonido estridente, pero Albert ya se asustaba con la rata y se alejaba de ella.

Pocos días después los investigadores le mostraron unos cubos, el niño no se asustó, pero a continuación le enseñaron la rata y entonces sí se asustó, después le mostraron un conejo y Albert se asustó y se alejó gateando. Poco a poco se fueron integrando más objetos similares a la rata al experimento y Albert se mostraba asustado con todos ellos, excepto con el cubo blanco que se le mostró. El experimento no se pudo continuar porque la madre no lo permitió, pero se llegó a cuatro resultados: los niños apenas tienen miedo innato a los animales; los niños aprenden a tener miedo a un animal si éste aparece asociado a un estímulo desagradable; los niños pueden distinguir entre una rata blanca y un cubo blanco; y, el miedo a una rata blanca se puede extender a otros animales y otros objetos peludos.

La clave de este experimento de condicionamiento clásico era la asociación de un estímulo condicionado (rata blanca) con un estímulo no condicionado (miedo de un ruido estridente y repetido) hasta que la presencia del estímulo condicionado era suficiente para provocar el estímulo no condicionado.

El exerimento fue realizado por John Watson y Rosalie Wayner.


video

7 comentarios:

FroebelUP dijo...

Me parece excelente que hayan incluido la explicacion de este experimento, que resultó vital para el desarrollo de este proceso. Actualmente considero que estos mismos principios se pueden seguir aplicando, pero de una manera más positiva, es decir, que si a los niños se les involucra en un ambiente alfabetico desde que son pequeños facilmente se familiarizaran con las letras, así con la utilización de diferentes materiales que estimulen de manera agradable a los niños, estos aprenderán de manera más rápida.

anónimo dijo...

A mi me parece peligroso hacer experimentos con seres humanos. Se puede dañar su vida, como fue el caso de este niño del experimento.

Anónimo dijo...

Dice un viejo pero famoso dicho popular: "el hombre es el único animal que cae 2 veces el mismo error". Si partimos de ese dicho, y si consideramos que la naturaleza humana posee inteligencia y voluntad, podríamos afirmar que el conductismo contraviene la naturaleza del ser humano al reducirla a un simple estímulo, aunque, claro, un bebe aun no se ha desarrollado lo suficiente como para afirmar lo dicho. Ángel Islava

Anónimo dijo...

A veces pienso que sería más fácil que el ser humano respondiera tan fácil a los estímulos. Cometneríamos menos errores. Rodrigo González

P@ol@ dijo...

Me parece que este tipo de experimentos se pueden aprovechar de una manera positiva, ya que si se estimula a un niño desde pequeño en diferentes áreas, puede desarrollar habilidades que le permitan un mejor crecimiento.

Anónimo dijo...

Watson y Wayner debieron experimentar con ellos mismos o entre ellos mismos.En totalmente antiético y cruel su experimento.

Anónimo dijo...

muy buenos dias, noche o tarde
en primer lugar saludar a los productores de este evento por preocuparse por la enseñanza psicologica de todos los estudiantes u otros
en segundo lugar; felicitar esta teoria por haberse difundido y por el cual es ahora que la ciencia en base a esta se ha podido a avanzar en muchas de la facultades psicologicas.

Publicar un comentario en la entrada

CONDUCTISMO. Dawghouse Design Studio, Blogger FAQs and Mobi123